La Habana

La Habana es una ciudad llena de muchas sorpresas, sus atractivos turísticos son la belleza de su casco histórico, su increíble arquitectura, la historia revolucionaria y cubana (desde El Malecón hasta la Plaza de la Revolución, pasando por La Giraldilla), y su amplia gama cultural.

La Habana en Cuba

La Habana es súper fascinante, y en ella podrás ver grandes museos, impresionantes proyectos de restauración, y una gran cultura musical que va desde la música en las calles hasta oscuros cabaret.

Uno de los mejores atractivos de La Habana es ver como transcurre la vida cotidiana en la ciudad: niños jugando al béisbol en la calle, trovadores, un señor que trata de arreglar su Plymouth de 1955, etc. Los habaneros, a diferencia de los habitantes de otras partes del mundo, no solo sobreviven; sino que proyectan, crean, debaten y viven todo con una gran pasión.

Otra de las grandes atracciones de la Capital pudiera ser su movida vida nocturna y su cultura musical. La vida en La Habana es un verídico Cabaret, ya que todos los estilos musicales están reflejados en la ciudad. La misma cuenta con una amplia oferta de conciertos en vivo e improvisados recitales.

Para conocer La Habana, como mínimo se necesita disponer de al menos tres días; aunque lo mejor es visitarla durante una semana. Las zonas donde están la mayor parte de los lugares de interés son: La Habana Vieja, el Parque Histórico Militar de Morro Cabaña, Centro Habana y Vedado.

Qué ver y visitar en La Habana

  • Comer en el restaurante Floridita y la Bodeguita del Medio: Dos emblemáticos restaurantes de la ciudad ubicados en La Habana Vieja, reconocidos porque fueron los favoritos del afamado escritor Ernest Hemingway, quien haría célebre la frase: “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita”.

Probar sus cócteles hechos a base de ron, es una de las actividades típicas que hacer en La Habana, por supuesto que debes acompañarlo con comidas representativas de la gastronomía criolla, mientras escuchas la música de trovadores y pequeñas orquestas.

  • Visitar el Museo de la Revolución: Ubicado en la Habana Vieja, se trata de un majestuoso edificio que fue por décadas al Palacio Presidencial. levantado a principios del siglo XX, es representativo del estilo ecléctico de la época, mezclando elementos de la arquitectura alemana, española y francesa, con espacios interiores art nouveau, diseñados por el famoso y prestigioso estudio neoyorkino Tiffany.

Desde 1974 ha sido el Museo de la Revolución, siendo su visita un imperdible para todo apasionado de la historia que quiera conocer la vida heroica de La Habana, narrándose a través de sus 30 salas, en orden cronológico, los sucesos más relevantes del gobierno de Batista, la revolución y el gobierno socialista.

  • Visitar el Malecón: Enclave de la vida social de La Habana, sito perfecto para el encuentro de músicos, artesanos y gente de todas las edades, quienes pasan por aquí mayoritariamente al atardecer, disfrutando del aire fresco del mar y las bellas arquitecturas de alrededor.

El malecón cuenta con una extensión de 8 kilómetros, comienza en Paseo del Prado y finaliza en la desembocadura del río Almendares, pasando en su recorrido por múltiples edificaciones históricas, castillos y monumentos.

  • Caminar entre el encantador Barrio de Vedado: Área de antiguas casas señoriales, arquitecturas eclécticas y modernas infraestructuras, donde funcionan la mayoría de las instituciones del gobierno y oficinas de compañías extranjeras, en agradables entornos verdes, donde son varios los paseos y avenidas arboladas.

Entre sus imperdibles, resalta la Plaza de la Revolución, la Necrópolis de Cristóbal Colón y el Hotel Nacional, éste último un punto extraordinario para disfrutar de un coctel en su terraza.

  • Visitar la Necrópolis de Cristóbal Colón: Ubicado en el barrio El Vedado, es un extenso cementerio de 57 hectáreas, considerado por su variedad de obras escultóricas y arquitectónicas, como uno de los más importantes de todo el mundo.

Dentro de sus particularidades, destacan sus panteones, verídicas recreaciones de las mansiones coloniales de sus dueños originales, hechas con mármol de carrara, granito y pizarras, además, con decoraciones, cúpulas, arcos y vitrales.

  • Comprar los famosos puros habanos en la fábrica de Tabacos Partagás: Aun cuando no tengas el mal hábito de fumar, visitar esta fábrica museo es en sí una experiencia grata para hacer en La Habana; fundada en 1845, es la fábrica habanera más antigua de Cuba, en donde aún se tiene la tradición de elaborar los cigarros a mano, mientras que el llamado “lector de tabaco” entretiene a los trabajadores con sus narraciones.

Visitas guiadas, permiten aprender todo el proceso de elaboración, desde el secado de hojas al empaquetado, finalizando en un enorme salón de ventas, donde los más variados tipos de habanos, son posibles de comprar.

  • Visitar el Capitolio: Imponente edificio construido en 1929, sobre dos de las manzanas del Centro de La Habana, si bien fue hecho para alojar el parlamento, la disolución de éste con el estallido de la Revolución, llevó a que su uso cambiara a sede de la Academia de Ciencias de Cuba.

Destaca en el lugar su extensa escalinata a la entrada, su pórtico de columnas jónicas y la gran cúpula, que con 92 metros de altura, es visible desde varios puntos de la ciudad.

  • Pasar un domingo en el Callejón Hamel: Ubicado en el Barrio de Cayo Hueso, muy cerca al malecón, corresponde a un callejón artístico de aproximadamente 200 metros de extensión, en donde se pueden observar muchas manifestaciones de la cultura afrocubana, a través de coloridos murales, pequeños talleres de artistas y productos que están asociados a sus trabajos y costumbres.

Si se busca que hacer en la Habana un día de domingo, una visita al Callejón Hamel, es una interesante opción para disfrutar de espectáculos de rumba al aire libre, con coloridos movimientos de bailes y alegres ritmos de tambores.

  • Pasear por el Barrio de Miramar: Urbanización de lujosas mansiones y grandes casonas, hechas por la clase alta cubana antes del auge de la revolución, hoy son en su mayoría sedes de embajadas, hoteles, restaurantes y clubes nocturnos.

Está en esta urbanización, la famosa Quinta Avenida, considerada una de las más bellas de Cuba, con sectores arbolados y arquitecturas de diversas épocas, en las que se pueden ver sedes diplomáticas de diversos países.

Otras actividades a realizar en La Habana:

  • Comer en un paladar: Nombre que se les da a los restaurantes privados de la ciudad, montados en casas de familias o en recintos y salones especialmente dedicados a esta actividad. En la mayoría se puede degustar la gastronomía cubana, fruto de la mezcla de la cocina española, africana y caribeña, existiendo variedad de precios para cualquier tipo de comensal.
  • Visitar un cabaret: Lugares donde se puede disfrutar de un espectáculo de música y folklore cubano, característicos por sus bellas bailarinas, colorido montaje y vestimentas, si bien es cierto que hay muchos, los dos más famosos, por su tradición y calidad del show, son el Tropicana y el Parisien.
  • Escuchar el cañonazo de las nueve de la noche: Tradicional cañonazo diario disparado diariamente desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, este sonido puede ser percibido desde cualquier punto de la ciudad. La ceremonia se remonta al siglo XVIII, en donde el disparo le indicaba a la población, el cierre de las murallas que protegían a la ciudad de piratas y corsarios.

A continuación, los Mejores Restaurantes de La Habana:

  1. El Cocinero (Vedado)
  2. Los Naranjos (Vedado)
  3. Doña Eutimia (Habana Vieja)
  4. Corte del Príncipe (Miramar)
  5. La Chuchería (Miramar)
  6. Tien Tan (Barrio Chino)
  7. Santy Pescador (Alameda de Siboney)
  8. Le Chansonier (Vedado)
  9. La Barraca (Hotel Nacional de Cuba, Vedado)
  10. Atelier (Vedado)
  11. San Cristóbal (Centro Habana)
  12. La Guarida (Centro Habana)
  13. Café del Oriente (Miramar)

Qué hacer en La Habana Cuba

Al pisar la Habana lo primero que te recomiendo hacer es visitar La Habana Vieja con sus cuatro plazas coloniales principales, sus museos más importantes y otros lugares de visita que no puedes dejar de ir, como por ejemplo el Museo de la Ciudad, el Museo de Arte Colonial, el Museo del Ron, la Plaza de Armas, la Catedral de San Cristóbal de La Habana, el Edificio Bacardí, el Monasterio de San Francisco de Asís o el Castillo de la Real Fuerza.

El casco histórico de La Habana es de aproximadamente 4 kilómetros cuadrados llenos de historia por todos los rincones, donde encontrarás numerosos monumentos y museos que conservan diferentes tipos de arte, por lo que es conveniente marcarse una buena ruta, ya que de lo contrario no podrás apreciarlo todo y es probable que te pierdas alguno de sus lugares más emblemáticos. Una buena recomendación es comenzar visitando el Museo de la Maqueta de la Habana Vieja, ya que posee una buena visión de cómo es el casco histórico.

Durante el tercer o cuarto día, según el tiempo que hayas podido disponer para dedicarte a visitar el centro de la Habana, una excelente idea es acercarte al puerto de La Habana Vieja, se encuentra cerca de la Plaza de San Francisco de Asís, para tomar un ferry hacia el Parque Histórico Militar de Morro Cabaña y conocer sus dos majestuosas fortalezas: el Castillo de los Tres Santos Reyes del Morro y La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

Los días siguientes te recomiendo visitar Vedado, Centro Habana y hacer algunas paradas imprescindibles, por ejemplo poder disfrutar de un mojito en la terraza del Hotel Nacional; visitar la Universidad de La Habana y la Plaza de la Revolución para conocer y hacerte fotos en el mural del Che y el Memorial a José Martí; entrar en el Capitolio Nacional de Cuba, en el Museo de la Revolución, en el Museo Nacional de Bellas Artes, y en el Castillo de San Salvador de La Punta; ver cómo la vida pasa a un ritmo un poco diferente en el Barrio Chino; y si te gustan las noches animadas podrás disfrutar de una increíble vida nocturna en los clubes de jazz, los bares y los cabarets de la zona.

Si todavía te queda tiempo, a las afueras de La Habana existen numerosas ciudades, pueblos coloridos donde la vida se ve de forma diferente. Los lugares más interesantes en las cercanías de la ciudad son: los barrios de Miramar, donde cabe destacar el Acuario de Miramar; Marianao y Cubanacán, en el municipio de Playa; el pueblo de Santiago de Compostela de Las Vegas, en el municipio de Boyeros; los municipios de Regla y Guanabacoa; las ciudades de Cojímar, Casablanca, con la gran estatua del Cristo de La Habana; y Santa María del Rosario; el Museo Hemingway, en San Francisco de Paula; la zona del Parque Lenin, también el Parque Zoológico Nacional, y el Jardín Botánico Nacional; Playas del Este, donde están situadas algunas de las mejores playas de La Habana.

Febrero es uno de los mejores meses para visitar La Habana, ya que es cuando se celebra el Festival Internacional de Jazz. Durante el verano el calor en La Habana puede llegar a ser un poco incómodo, por lo que es más recomendable viajar en octubre, ya que es un mes más tranquilo y nos brinda muchas cosas que hacer, como por ejemplo ir al Festival de Ballet. El mes donde más llegan turistas y a su vez es el más animado es diciembre, ya que es cuando tiene lugar el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.

Turismo en La Habana

Recorrer La Habana es una verdadera aventura. La belleza de sus edificaciones, los tesoros de sus museos invitan a adentrarse en sus calles.

La Habana, capital de la República de Cuba, es la ciudad más importante y significativa del país, con una superficie de 727 km².

La bordea un extenso litoral, en el que pueden visitar más de 14 km de playas de fina arena, y protegidas por un gran cinturón verde que nos garantiza una buena salud ambiental.

Su centro histórico y sistema de fortificaciones fueron nombrados en 1982 por la UNESCO, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Visitar La Habana es algo que se puede hacer durante todo el año. Su clima es cálido la mayor parte del año, puedes incluso planificar tus viajes a La Habana para asistir a eventos internacionales como los mencionados anteriormente, el famoso Carnaval de La Habana, el Festival Internacional de Ballet de La Habana y el Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano (en el Hotel Nacional), además de congresos de alcance mundial que se llevan a cabo en diversos espacios para convenciones y eventos de La Habana.

En la capital cubana encontrarás una gran oferta turística, esta está compuesta de cadenas hoteleras nacionales e internacionales con hoteles de 2, 3, 4 y hasta 5 estrellas, restaurantes y cafeterías con lo mejor de la gastronomía cubana e internacional para cautivar a todos los paladares, agencias de viajes y servicios de transporte de primera clase.

Tiempo y Temperatura en La Habana Cuba

El tiempo en La Habana regularmente es de 20ºC de temperatura mínima y 27ºC de temperatura máxima con un 22% de nubes y una probabilidad de lluvia del 9%.

La sensación térmica en La Habana podría variar durante del día entre 22ºC o los 24ºC

La velocidad del viento será aproximadamente de 24 km/h soplando en dirección noreste.

Playas en La Habana

18 kilómetros al este de la Ciudad de la Habana, se extiende por más de 20 km del litoral en la parte norte una franja increíble en la que se encuentran las playas preferidas y más visitadas por los habaneros.

Se encuentran las siguientes playas: Bacuranao, Tarará, el Mégano, Santa María del Mar, Boca Ciega y Guanabo.

Las playas están unidas a la ciudad por la Vía Blanca, autopista que empieza en la Monumental y termina en la ciudad de Matanzas.

Cada una de las playas tiene sus características individuales, encantos y atractivos, varias poseen villas y hoteles, y otras poseen viviendas y sitios para alojamiento.

  • Playa Tarará: Tarará es un complejo moderno y zona residencial privada creada a finales de la década de los 40, sacando el máximo provecho a este lugar privilegiado cerca de la Habana, a la orilla del rio con el mismo nombre y con una playa de blancas arenas.

Todas las casas y edificaciones tienen una vista maravillosa, debido a su relieve con un suave descenso hacia el mar.

El nombre del lugar fue dado por los indios, que eran habitantes de la zona, debido al toque de trompeta TA-RA-RA con el que se anunciaba el embarque del mineral de cobre que se extraía de las minas de cobre que había en este lugar en el Siglo XVI por los colonizadores españoles.

Aun la calle del poblado más cercana al mar tiene dicho nombre de Cobre.

Durante muchos años Tarará fue la ciudad de los pioneros de Cuba, después un sitio de curación y restablecimiento para niños ucranianos afectados por la tragedia de Chernobil.

Hoy en día es una villa turística.

Consta de la Villa Los Pinos y Villa Armonía, áreas hoteleras de viviendas aisladas a muy poca distancia de la playa, con restaurantes, centro comercial y demás edificaciones.

Tarará tiene dos áreas de piscinas con Snack-Bar a las que se puede entrar independientemente.

  • Playa El Mégano: La Playa El Mégano es una playa pequeña de blancas arenas ubicada entre Tarara y Santa María del Mar.

Es muy popular entre los cubanos debido a su fácil y libre entrada.

Posee el Hotel Villa Mégano, situado a 100 metros del mar.

  • Playa Santa María del Mar: Santa María del Mar es la playa más famosa y popular de los habaneros y de muchos cubanos.

Está ubicada a lo largo de la franja costera con arena de manera abundante, vegetación que la protege y agua cristalina.

Limita al oeste con la playa El Mégano y se esparce por 3 kilómetros hasta la Playa Boca Ciega en el este, de la que la divide un puente de madera que ya no existe, sobre el rio del mismo nombre.

Santa María se caracteriza por no tener zona residencial como otras playas, solo algunas viviendas muy aisladas.

  • Playa Boca Ciega: Urbanización ubicada al oeste de la playa Guanabo. Ocupa el área desde la rotonda hasta el rio de Boca Ciega, límite natural con la playa Santa María del Mar.

Tiene un kilómetro y medio de costa con una playa de arenas blancas.

  • Playa Guanabo: La playa Guanabo es la que posee mayor antigüedad y la más grande de las playas del Este.

Se extiende desde la rotonda, el límite con Boca Ciega por 5 kilómetros hasta el este.

Cada espacio de la playa se conoce con distintos nombres: Marbella, Playa Hermosa, Playa Cuba, Playa Libre, Guanabo, al este del rio la Playa Veneciana y Brisas del Mar.

La parte más antigua de la población (siglo XIX) es el Rincón de Sibarimar, actualmente con el nombre de Rincón de Guanabo.

La playa de Guanabo es mayoritariamente residencial sin instalaciones hoteleras, pero hay muchas viviendas privadas que nos brindan servicio de alojamiento, en ocasiones con el mismo confort que los hoteles.

Además de una gran área de playa, en el lugar se pueden encontrar todo tipo de instalaciones bien sean comerciales, recreativas y de esparcimiento.

Una hermosa vista de toda la playa y la población se puede disfrutar desde el Bar-Mirador Bellomonte, a la derecha de la Vía Blanca.

Actualmente se puede entrar a Guanabo por la Vía Blanca, pero también por la carretera a Campo Florido (la primera vía de acceso al lugar) y por la carretera de Justiz.

Cómo llegar a Las Playas del Este:

A las Playas del Este la mayoría de la gente va usando distintas rutas de ómnibus de la terminal Guanabo, otros en autos, taxis, «almendrones» o mediante las excursiones de TEC (Tu Excursión Conmigo).

Todas las playas están unidas por el sur con la Vía Blanca, que bordea todo el litoral de la costa norte, desde la vía Monumental en la Habana hasta Matanzas.

Espero que esta pequeña guía sobre La Habana, sea de mucha ayuda para ti, para que puedas hacer el recorrido perfecto en la Capital de la Isla.