Jineteras cuba

Jineteras Cuba

Las jineteras en la Habana, son conocidas actualmente como las prostitutas dentro de esta isla. Algunas quizá tengan un título universitario, sin necesidad de un proxeneta ni vestimenta grotesca, es como se presentan estas jóvenes ante los turistas que visitan Cuba. Empezando por citas tales como un baile, el teatro, aspiran de esta manera poder escapar un poco, o quizás para siempre, de la actual y deplorable situación económica del país que viven la mayoría de sus habitantes. ¿Qué son las jineteras? Algunas sólo comienzan a prostituirse por placer, queriendo ser diferentes, vestirse a la moda, comer en restaurantes, quizá hospedarse en hoteles lujosos buscando de alguna manera realizar las actividades que con un trabajo cualquiera y un sueldo base jamás podrían llevar a cabo por la conocida situación que alberga Cuba. La ilusión de emigrar, mantener una familia, sueños no cumplidos, son, entre otros, los factores que llevan a las jineteras a practicar este oficio. Y también, cómo no, poder atrapar a un extranjero para que las lleve ante el altar. A pesar de la casi desaparición de la prostitución, este oficio se camufló de diferentes formas. Algunas chicas aprendiendo costura y otras conduciendo para convertirse en las primeras taxistas femeninas. Gracias al poder político y económico de algunos “mayimbes” (así llaman a los dirigentes) se mantenían queridas, algunas con apartamento incluido. Entre los dirigentes de la isla era bien visto tener amantes. No sólo las chicas toman su rol de jineteras en Cuba, existe un mercado diverso en donde el hombre, homosexual, travesti o lesbiana, entra en las numerosas opciones para conseguir dinero dando una vuelta por cualquier bar, discoteca o en el malecón habanero. Precauciones con las jineteras en Cuba. Sin quitar que es su oficio y su manera de mantener su vida y a sus familias, hay que tener ciertas precauciones con las jineteras en Cuba, ya que, al no conseguir su ingreso diario, algunas deciden delinquir para poder seguir manteniendo su capital sin importar la manera. Cadenas de oro, relojes, cámaras, teléfonos celulares, billeteras, son por decir algunos, los principales objetivos de estas chicas. Un método bastante conocido y efectivo hasta la fecha, es el robo dentro de las habitaciones de hotel o casas de alquiler. Ganándose la confianza de su cliente, y muchas veces acompañadas por otra jinetera, al culminar su servicio, muchas veces deciden despojar de algunas pertenencias al cliente, sin importar que éste sea extranjero o habitante de la isla.