Plaza de la Revolución

Plaza de la Revolución

Ubicada en La Habana, Cuba, la Plaza de la Revolución es reconocida además como una de las plazas más grandes del mundo.

Abarcando 11 acres, la plaza fue concebida por el urbanista francés Jean Claude Frostier y construida en el cerro Loma de los Catalanes durante la era de Batista. Hasta 1959 se le conocía como Plaza Cívica, pero después de la Revolución cubana, Fidel Castro cambió el nombre de la plaza.

La gran Plaza de la Revolución está rodeada de edificios administrativos grises que actualmente albergan algunas de las oficinas más importantes de la vasta burocracia gubernamental de Cuba. Enormes concentraciones políticas se llevan a cabo en el área y los hermanos Castro, junto con los otros líderes del gobierno cubano, se han dirigido a millones de cubanos desde la plaza.

Plaza de la Revolución Cuba

Concebida por el urbanista francés Jean Claude Forestier en la década de 1920, la gigantesca Plaza de la Revolución (conocida como Plaza Cívica hasta 1959) formaba parte de la nueva ciudad de La Habana, la cual creció entre los años 1920 y 1959.

Como nexo del ambicioso plan de Forestier, la plaza fue construida en una pequeña colina (la Loma de los Catalanes) a la manera de la Place de lÉtoile de París, con varias avenidas que se abren hacia el Río Almendares, el Vedado y el Parque de la Fraternidad en Centro Habana.

Rodeada de edificios grises y utilitarios construidos a finales de la década de 1950, la plaza de hoy es la base del gobierno cubano y un lugar donde se realizan manifestaciones políticas a gran escala. En enero de 1998, un millón de personas (casi una décima parte de la población cubana) se apretujaron en la plaza para escuchar la misa del Papa Juan Pablo II.

El feo bloque de cemento en el lado norte de la plaza es el Ministerio del Interior, conocido por su gran mural de Che Guevara (una copia de la famosa fotografía de Alberto Korda de 1960) con las palabras Hasta la Victoria Siempre estampadas debajo. En 2009, una imagen similarmente diseñada del otro guerrillero heroico de Cuba, Camilo Cienfuegos, se agregó al edificio de telecomunicaciones adyacente. Su redacción dice: Vas Bien Fidel (Te vas bien, Fidel).

En el lado este se encuentra la Biblioteca Nacional José Martí de 1957, que a veces tiene una exposición de fotografías en el vestíbulo, mientras que al oeste está el Teatro Nacional de Cuba. Ocultos detrás del Memorial, José Martí están las oficinas gubernamentales ubicadas en el fuertemente custodiado Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Dónde está la Plaza de la Revolución, Cuba

La Plaza de la Revolución se encuentra ubicada justo en el municipio de La Habana, Cuba, el cual lleva su mismo nombre. Incluso, además de ser una de las plazas públicas más grandes del mundo, contando con 72.000 metros cuadrados, representa un lugar de gran valor histórico, ya que ha sido el escenario de varios de los actos y acontecimientos principales de la Revolución de Cuba. En ella han llegado a congregarse un millón de personas (casi una décima parte de la población cubana).

Justo en el centro de la plaza se encuentra el Memorial a José Martí y, justo detrás, las oficinas gubernamentales, dentro del fuertemente custodiado Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

El edificio de cemento que se encuentra en el norte de la Plaza de la Revolución es el Ministerio del Interior, famoso por el enorme Mural del Che Guevara que muestra en su fachada, el cual es una copia de la fotografía de Alberto Korda realizada en 1960. Justo debajo de la imagen del Che se muestra la frase “Hasta la Victoria Siempre”. El edificio colindante es el de telecomunicaciones y la imagen que enseña es la del heroico guerrillero Camilo Cienfuegos.

Al este de la plaza se ubica la Biblioteca Nacional José Martí, la cual cuenta con una interesante exposición fotográfica mientras que, en el lado oeste, se halla el Teatro Nacional de Cuba.

Cómo llegar a la Plaza de la Revolución, Cuba

Para llegar hasta la Plaza de la Revolución en Cuba, cuentas con varias opciones para llegar, una de ellas es vía taxi y otra haciendo uso del bus turístico, el cual tiene un coste aproximado de 5 CUC. Este último es por lo general la opción por la que más optan los turistas dado que siempre vienen pensado ver muchas más cosas y además les saldría mucho más rentable y encima con aire acondicionado.

Para ser sinceros el bus da muchas vueltas durante el recorrido, quizás demasiadas para algunos turistas, tardando unos 30 minutos desde el centro hasta la Plaza de la Revolución. Pero eso sí, te deja justo en la plaza sin tener que caminar más de la cuenta.

Una vez que te encuentres en la plaza bajo su sol poco indulgente, empieza por acercarte al famoso relieve del Che Guevara que se encuentra plasmado en la pared del Ministerio del Interior. Puedes sentarte sobre su suelo y quedarte un rato mirando mientras docenas de coches clásicos pasan frente a ti.