Plaza Vieja

Plaza Vieja, Cuba, es el primer paso planificado para ampliar la ciudad como consecuencia del desarrollo urbano y comercial de La Habana, con transformaciones continuas hasta la actualidad.

Plaza Vieja, Cuba

Plaza Vieja Cuba se convierte en espacio abierto en el año 1559, después de la Plaza de Armas y la de San Francisco, respectivamente, aunque algunos señalan que fue la segunda plaza que se hizo en La Habana. Fue zona residencial de la plutocracia criolla en tiempos de la colonia.

Después cambió de nombre cuando nació otro importante espacio en la villa, la Plaza del Santo Cristo. Se afirma que la dinámica actividad en la Plaza de San Francisco, donde era el punto de encuentro de vendedores y pregoneros, truncaba el desarrollo de la misa de la iglesia y debido a esto los padres franciscanos solicitaron la creación de una plaza con fines comerciales.

Desde el siglo XVI el Ayuntamiento decretó el desarrollo de esta plaza a unos cien metros del convento, pero no fue hasta finales del siglo XVII, que la entonces conocida en esa época como Plaza Nueva, nació casi de manera espontánea.

Sin duda es un área utilizada para distintas modalidades, como zona de residencia, comercial y recreativa, sin contar con construcciones religiosas o de tipo político–militar.

En el siglo XVIII la Plaza se convirtió en mercado popular. En el año 1814, con la instauración del Mercado Nuevo de la Plaza del Cristo, pasó a denominarse Plaza Vieja para diferenciarla.

La plaza ha sido conocida a través de otros nombres, tales como Real, Mayor, Mercado, Fernando VII, de la Constitución, Parque Juan Bruno Zayas y Parque Julián Grimau.

Está representado por significativas construcciones del siglo XVII, siglo XVIII y siglo XIX y algunas innovadoras de las primeras décadas del siglo XX que mantienen una unidad estética. En esta plaza está el gran Palacio de los Condes de Jaruco, que tiene amplias galerías, techos de alfarje, ventanas de madera torneada y pinturas murales.

Es un complejo del siglo XVIII. Allí nació la famosa narradora cubana Mercedes Santa Cruz y Montalvo, conocida como la Condesa de Merlín.

Algunas de las viviendas que rodean la plaza son una expresión temprana de las construcciones que están este lugar de La Habana: casas de dos plantas, abiertas al exterior a través de portales y galerías.

En la casa de San Ignacio en el siglo XVII, se fundó en el año1824 la Sociedad Filarmónica, primera sociedad dedicada al recreo en la capital. En esta sociedad se hacían bailes en los que participaban las familias más adineradas de La Habana.

En el año1908 se derribó el antiguo mercado de la Plaza y en su lugar se hizo un parque que en el año 1952 cambió su estructura al edificarse un parqueo subterráneo que restó calidad a ese espacio urbano. ‎

A partir de la década de los años ochenta, una vez nombrada La Habana Vieja Patrimonio Cultural de la Humanidad, arquitectos y restauradores se enfatizaron en salvar la Plaza Vieja. Como parte de este trabajo se quitó el parque subterráneo y en el centro de la plaza se construyó una réplica de la fuente original.

Los primeros edificios que se restauraron fueron la residencia de los Condes de Jaruco que es actualmente el Fondo de bienes Culturales, el edificio de Mercaderes No. 307, donde hoy está la Fototeca Nacional, y la casa Franchi Alfaro, que ahora es una vivienda multifamiliar.

Después se restauraron: la vivienda de San Ignacio 364, residencia del Conde de Lombillo, y la de las hermanas Cárdenas, que ahora es sede del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. También han sido restaurados el antiguo colegio San Ángel, que hoy es una inmobiliaria, el edificio Gómez Vila y la escuela primaria Ángela Landa.

Para la pavimentación de algunas zonas de la Plaza se utilizaron cenefas de mármol que representan el lugar donde alguna vez estuvieron las casillas del Mercado de la Reina Cristina, creado allí en el año 1835.

El proyecto general de restauración de esta plaza fue pensado por el Centro Nacional para la Conservación, Restauración y Museología con la ayuda de la Oficina del Historiador de la Ciudad y llevado a cabo por la empresa constructora Puerto Carena.

La Plaza Vieja engalanada con obras del español Antonio Grediaga es escenario de multitudinarias actividades, entre ellas espectáculos de teatro de calle, talleres de artes plásticas y variedades circenses.

Dónde está la Plaza Vieja, Cuba

Plaza Vieja, Cuba, es la plaza más estilizada desde el punto de vista arquitectónico de La Habana. Se encuentra en La Habana Vieja y en ella el barroco cubano conlleva al art nouveau de inspiración gaudiniana.

Cómo llegar a la Plaza Vieja, Cuba

Llegar a la Plaza Vieja, Cuba, es un trayecto sencillo, si estás en La Habana solo debes dirigirte a La Habana vieja y allí encontrarás la Plaza es un recorrido de 4Km y durará 10min